DIPLOMACIA PARLAMENTARIA Y GREMIAL

Por Antero Flores-Araoz

La Cancillería es el brazo técnico con el cual la Presidencia de la República se apoya para cumplir con su obligación de llevar las relaciones internacionales. Está conformada principalmente por diplomáticos profesionales preparados en la prestigiada Academia Diplomática Javier Pérez de Cuéllar, quienes fueron los artífices de la alta respetabilidad que tostenta Torre Tagle.
Sin embargo, no solo existe la diplomacia oficialmente a cargo de la Cancillería, sino que hay otras, que sin estar formalmente establecidas, ayudan en las tareas de las primeras. Es así como tenemos una diplomacia parlamentaria como también la a cargo de los diferentes gremios.
La diplomacia parlamentaria tiene su actividad en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, así como en las “Ligas de Amistad Parlamentaria” conformada por parlamentarios nacionales con los de otros países, hasta de los más alejados confines del universo. Estas ligas ayudan al conocimiento mutuo, al intercambio de experiencias y a fortalecer las relaciones amistosas de los respectivos países a quienes representan.
Los parlamentarios han ayudado en infinidad de oportunidades, a hacer conocer la posición del Perú en temas de interés internacional, como por ejemplo lo fue en el conflicto armado con Ecuador de hacen pocas décadas, en que parlamentarios peruanos viajaron a otros países para dar cuenta de los derechos peruanos sobre Tumbes, Jaén y Maynas, lo que facilitó llegar a un entendimiento definitivo con el hoy nuestro buen vecino del norte.
Igualmente, cuando las relaciones entre Chile y el Perú se enfriaron en el 2004, la declaración conjunta entre el entonces Presidente del Senado chileno don Sergio Romero Pizarro y quien fuera Presidente del Congreso Peruano, autor de esta nota, facilitaron la mejora de dichas relaciones que pasaron de gélidas a cálidas, como siempre debieron haber sido.
Por otro lado, los gremios sean empresariales, laborales o profesionales del Perú, tienen relaciones con organismos similares del exterior, por lo que también podrían contribuir con la diplomacia profesional peruana.
Se preguntarán con razón ¿a qué viene lo narrado? pues muy simple, a qué en estos momentos en que se necesita que el mundo conozca con certidumbre lo acontecido el 7 de enero, como consecuencia del golpe de estado fallido de Pedro Castillo y la asunción legal y legítima del mando gubernamental por Dina Boluarte, bien podría activarse por lo menos la diplomacia parlamentaria, enviando a los congresos de los países cuya opinión nos interesa, delegaciones de legisladores peruanos que expliquen lo sucedido y dialoguen también con la prensa.
El empresariado, por intermedio de CONFIEP también podría visitar a las entidades similares del exterior con la misma finalidad y, lograr que sus pares extranjeros, generen en sus países corrientes de opinión favorables a nuestra prédica democrática y a la facilitación del diálogo interno.
Expresiones como las vertidas en la OEA y CELAC por representantes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Venezuela y algunos otros países, deben ser enfrentadas con la verdad, abonando en las declaraciones de la Presidencia del Perú y de su Canciller.

Antero Flores-Araoz
Antero Flores-Araoz
Artículos: 99